jueves, 7 de junio de 2012

Luchar




Se encontraban sentados en una de las tantas banquetas de roca que había en el parque del Triunfo, observando como el agua descendía en pequeños riachuelos a su lado.  Estaba helada.

- Oye, ¿tú en qué crees? – Le preguntó él, siguiendo a su vez el descenso del agua y de una hoja que se había caído del árbol que los escondía de los juguetones rayos de sol.

- ¿En qué creo? – Su pregunta la pilló por sorpresa y será por el cansancio, porque estaba embobada mirando el agua o simplemente porque casi nunca sabía porque él hacía las preguntas que hacía, pero no lo entendió.

- Sí. Hablamos constantemente sobre política, economía, manifestaciones, posibles revoluciones, un cambio… pero nunca me has dicho cual es tu ideología.

- Oh,  eso. ¿Y quién te dice que la tengo? – Se giró, dándole la espalda al riachuelo para clavar la vista en la gente que había en el parque. Le encantaba ese sitio.

- Por que todos la tenemos, lo queramos reconocer o no. No digo que te clasifiques en fascista, socialista, comunista, anarquista o en cualquier otra doctrina, pero estoy seguro que tienes una ideología.

- Bien, porque no sigo ninguna doctrina. Admito que simpatizo más con alguna, pero nada más. – Se calló durante unos segundos, poniendo sus ideas en orden y pensando por donde empezar. – Creo en la libertad. - Silencio. -  En un mundo igualitario, sin que ninguna persona esté por encima de otra. Un mundo en el cual el dinero y lo material no gobierne sobre los seres vivos, de hecho, el dinero en ese mundo ni siquiera existe; trueque, como antaño. Los humanos no nos creeremos superiores a otras especies por lo que no nos dedicaremos a asesinarlos para así nosotros poder alimentarnos, vestirnos o divertirnos. – Subió sus piernas a la banqueta y las abrazó, apoyando su barbilla en las rodillas y miró con más atención todo lo que la rodeaba. – No nos dedicaremos a destruir la mano que nos da de comer: la Naturaleza; si no que la cuidaremos como nuestro bien más preciado. Los niños serán educados fuera de unos edificios que se asemejan a unas cárceles, que te oprimen y te institucionalizan. Hablando de cárceles… estas no existirían. Es increíble lo que la libertad puede hacer en las personas; no habría delincuencia porque nadie necesitaría de ella. Y los casos aislados… bueno, seguro que habrá una forma de ayudarlos sin necesidad de cárceles. No habría cuerpos opresores, nada de policía, de antidisturbios… ningún tipo de violencia es viable en este mundo. Y las mujeres… las mujeres no seremos tratadas como meros objetos sexuales o como esclavas bajo dominio de un hombre, un Estado o una religión. – Volvió a callarse, y en esta ocasión lo miró a él. En sus ojos se podía observar un brillo el cual él jamás había visto. – Joder, Gianni, ¿sabes lo que vivir en ese mundo significaría? – Emociones contenidas se pudieron sentir en esa pregunta, la cual no esperaba ninguna respuesta, tan solo una reflexión.

- Pero ese mundo es imposible, nunca se conseguirá. – No quería desilusionarla ni tampoco ofenderla, tan solo era realista o eso es lo que él creía.  Pero ella sonrío y se encogió de hombros.

- No existe lo imposible. Si hemos conseguido llegar hasta aquí, habiendo vivido en un mundo que estaba en paz y armonía con la Naturaleza y el resto de seres vivos, también podemos volver a crear un mundo parecido a ese. – Se refería a las sociedades primitivas, aquellas que con poco se conformaban y que además eran felices así, teniendo más tiempo libre para el ocio, para los amigos y familiares, y no dedicando más de media vida trabajando para otros. – Además, yo no estoy diciendo que sea fácil y tampoco que yo vaya a verlo, porque sé que no lo conseguiré. Pero si algún día, alguna generación ve ese mundo y vive en él… habrá merecido la pena toda la actual y futura lucha. – Esta vez su sonrisa se ensanchó, sublime.

- Y tú estarás en el campo de batalla. – Una verdad que susurró pero más que para ella, para si mismo. Y ella solo pudo sonreír porque sabía que así era, que aunque había empezado a luchar hace poco y aunque ahora mismo estaba haciendo pequeñas cosas, sabía que llegaría un día en el cual saldría a la calle dándolo todo. Dándolo todo por lo único que la hacía vibrar. Por la libertad. 

Reacciones:

11 comentarios:

  1. Precioso. Antes de he dicho que tu blog era bonito, pues ahora te digo que todo lo que escribes es terriblemente genial :) De verdad, me ha encantado, y me he sentido identificada con cada una de las palabras que has escrito. Ojalá algún día podamos ver un mundo así. Mientras tanto, habrá que seguir luchando :)

    ResponderEliminar
  2. Realmente me alegra saber que cada vez somos mas los que queremos un mundo distinto, y desde nuestro lugar, luchamos para que algún día sea una realidad...

    SIEMPRE ES UN GUSTO PASAR POR AQUÍ :)

    ResponderEliminar
  3. Mega precioso. Juro que me guardaré este relato porque no sólo me encantó como lo narraste sino que me transmite esa lucha por un futuro mejor de un modo realista y en la que no estoy sola.
    En verdad me enamoré de esto que escribiste, ¡te felicito!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Es increible de verdad, te expresas genial y me gusta mucho la entrada; ese mundo del que hablas seria perfecto estoy segura que algun dia lo conseguiremos o si no alguno parecido(:
    PD: me encanta tu blog pasate por el mio cuando quieras me gustaria mucho que me dieras tu opinion!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Soy nueva en esto de los blogs y me haría mucha ilusión que te pasaras por el mío: http://beccapecca.blogspot.com

    ¿Me dejas un comentario con tu opinión y me sigues? Yo ya te sigo a ti ;)

    MIL GRACIAS :)

    ResponderEliminar
  6. Merecerá la pena luchar por ese mundo.
    Hacía mucho que no me pasaba por blogger, me ha gustado leerte de nuevo, cielo.

    Besos y sigue así, es realmente genial todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  7. Pasaba para decirte que ya no soy ene-denostalgia, ahora la url es http://oursunrises.blogspot.com.es

    Espero que escribas pronto. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es totalmente hermoso,solo eso puedo decirte ya que tu lo expresaste todo con este texto, muchos besos!

    ResponderEliminar
  9. La Libertad el tesoro más preciado... Hermosa entrada, me ha encantado llevas razón en todo lo que has dicho... Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola hola! Resulta que me encontré con tu blog y me ha encantado *•* (por cierto, tienes una seguidora más). No he tenido mucho tiempo de leerlo pero prometo que lo haré desde que consiga un huequito. Bueno, y ahora me presento: Soy C. Joule como mi nuevo yo, y como mi nuevo yo quiere decir que no soy nueva en este mundillo pero sí que tengo un nuevo blog esperando a que alguna personilla como tú deje su huella en él (espero que no suene demasiado desesperado y publicista, ya que solo intento ganar alguna opinión y crítica, todo el mundo sabe que un blog se alimenta de comentarios) y bueno, aquí te dejo la dirección por si al menos te ha sonado buena la propuesta http://cosquillasenfinesdesemana.blogspot.com.es/
    Besos volados de un pequeño pájaro de Julio; espero verte !

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que es incrible este texto, todos queremos la libertad en el mundo o casi todos, el problema es conseguirla

    ResponderEliminar

Estaré encantada de leer todo lo que quieras decirme, siempre y cuando sea desde el respeto :)