lunes, 19 de agosto de 2013

Carta a unos padres




Queridos mamá y papá,


os escribo esta carta para explicaros mis motivos para tatuarme, para que no os sigáis preocupando por mi futuro y por el “¿qué dirán?”. Sé qué queréis lo mejor para mi, pero no os olvidéis de que yo también quiero lo mismo, y que para tomar decisiones que siempre estarán allí, he tenido que darle muchas vueltas a la cabeza. Sé que no lo comprendéis y que lo aceptáis porque me adoráis y porqué sentís que ya tengo una edad en la cual puedo decidir sobre mi cuerpo y mi vida, y efectivamente así es.


Cuando pensé en escribir esta carta había decidido que quería muchos más tatuajes y que incluso quería que algunos fuesen bastante visible. Lo siento, queridos padres, pero en ocasiones Narciso me invade. Pero no sabía como comunicaros esta decisión sin escandalizaros y sin abrir un abismo entre los tres. Os quiero tanto que me crearía mucho malestar elegir entre vosotros o mis deseos y sueños. Y es por eso por lo que tomé la decisión de escribirlo. Va a tener cinco partes ya que quiero abarcarlo todo y que lo entendáis lo mejor posible, y como maniática que soy, esos puntos quedarán en forma de epígrafes. Sé que puede parecer que esté haciendo un ensayo para la carrera, pero quiero que esto quede lo más “profesional” posible. De verdad, quiero que se entienda muy bien.

1. Simbolismo.

Como no podía ser de otra forma, el primer punto es el simbolismo de los tatuajes, al menos el simbolismo para mi, ya que cada persona le dará un significado diferente, supongo. A veces es difícil comprender porqué son tan importantes para mi, y creo que hay tres motivos fundamentales. La primera es mi necesidad de marcar aquellos momentos, ideologías, recuerdos, sueños, en mi cuerpo; que estén a la vista, pero que en cambio sea la única que los comprenda, porque incluso al explicar la razón, nunca la explico del todo en un afán de que algo que forma parte de mi, siga siendo algo tan solo mío. Me da pánico llegar a la vejez y perder mis recuerdos, dejar de ser… yo, porque para mi es eso, dejar de ser tú, y los tatuajes allí estarán, recordándome cada día algún momento de mi vida, aún cuando no sea realmente consciente de lo que signifiquen ya. El siguiente motivo es el de diferenciarse de los demás en una sociedad dónde para tener éxito y “ser alguien” se tiene que seguir una moda, un prototipo determinado de mujer, que aborrezco porque te corta las alas, te discrimina si no lo cumples, y te lo imponen sutilmente, haciendo que haya personas que se mueren de hambre por tener un “cuerpo 10” o que sufren en ropa incomoda, que te corta la respiración y unos tacones de infarto que diez segundos allí arriba y ya quieres quitártelos y tirarlos a la basura, pero no lo haces, porque tienes que seguir la norma. Lo sé, me diréis que a mi me gustan los tacones y que no entendéis porqué los crítico, pero no estoy maldiciendo a todos los zapatos con tacón, si no a los que son incómodos, perjudiciales para la salud, y que con un movimiento erróneo te puedes fracturar el tobillo en cinco partes diferentes. Sé que incluso los tatuajes se han convertido en una moda, cada vez hay más gente que se tatúa y que ya no tiene tan fuertemente marcada esa rebeldía hacia el sistema, pero aún así, sigo sin ver con todo el brazo tatuado a una ejecutiva de una gran empresa, a un miembro de alguna monarquía, o a un político que vaya a veranear y que puedan pillarle con esas obras de arte en su cuerpo. Y la última razón es la estética. No me refiero a la que está de moda, me refiero a esa estética filosófica, armoniosa, que hace que te invada unas sensaciones escalofriantes al admirar esa belleza, ese arte. No sé muy bien como expresar este punto, ya que lo siento tan dentro que las palabras no se sienten con fuerza de expresarlas, eso rompería su magia.

2. Trabajo.

Sé que una de las cosas que más os preocupan es mi trabajo. “¿Quién te va a contratar si estás toda pintarrajeada de esa manera?” Pues me contratará alguien que le de igual el aspecto de una persona. Estoy estudiando una carrera, que si llego a trabajar alguna vez en lo que quiero y me propongo, que lleve tatuajes será lo menos importante. Y aunque no trabaje en lo que quiero, siempre tendré mi librería, claro, si algún día consigo abrirla. Aún así, soy realista, está difícil el trabajar en lo que uno quiere y más hoy en día, pero justamente por eso no voy a trabajar en esos empleos en los que más importa el aspecto: no seré economista, ni abogada, ni política, ni profesora, ni trabajaré en una gran multinacional, y si la vida me lleva a hacerlo, dudo mucho que sea de cara al público, así que… no problem. ¿Creéis que se fijarán mucho en un bar si llevo tatuajes? ¿O cómo limpiadora? Porque seamos realistas, hoy en día es lo que me espera, aunque aún tengo la esperanza de que las cosas hayan cambiado un poco una vez haya acabado todos los estudios (Máster incluido, claro) y si no, siempre me quedará el extranjero. Pero como una esperanza más, saber que haré todo lo posible por alcanzar mis metas, incluso en el trabajo. Soy de las que creen que si te sabes mover, lo consigues. Y es por eso por lo que me muevo desde ya. Entenderlo, por favor.

3. ¿Qué dirán?

La familia, los amigos, los vecinos… sé que hay muchas personas de las cuales os importan sus opiniones y qué aunque no lo creáis os influencian más de lo necesario, pero es normal. ¿A quién sus amigos y familiares no han influenciado nunca? A mi me influencian y vosotros mismo lo hacéis, constantemente; vivimos en sociedad y tenemos una determinada cultura, y por ende… todo nos afecta. Pero quiero deciros que el grado en el cual os pueden afectar los demás y el tema en el cual lo hacen, depende de vosotros mismos. En mi caso, sé que me pueden influenciar de muchas maneras pero nunca lo harán hasta el punto de dejar de hacer lo que quiero y de ser yo misma. Puedo aceptar críticas, comentarios y opiniones, y depende del tema en el cual se basen, aceptaré modificar, rechazar, plantear/replantear, o no, las cosas. Pero al final, la decisión será mía, y el tomarme a bien o a mal esos comentarios al final también será cosa mía. Por eso os digo que lo que la gente diga, no os tiene que importar ni afectar tanto, y menos si es algo que realmente no tiene mucho que ver con vosotros: es mi cuerpo, es mi vida, ¿por qué los demás tienen que criticarla? ¿Con qué derecho y con qué cara los demás pueden decir que algo ajeno a ellos está mal?

4. Futuro.

Bueno, aquí está una de las preguntas clave, y que en más de una ocasión me han hecho. “¿Y qué pasa si te dejan de gustar y los llegas a aborrecer?” Pues bien, ¿y si eso no llega a pasar nunca? ¿Acaso la gente piensa siempre en su futuro cuando se hincha a coca cola, bollos, pastillas, tabaco, alcohol, o cualquier producto perjudicial para su salud? Esos productos pueden tener más efectos adversos y más dificultades a la hora de eliminarlos que los tatuajes. Además, con total seguridad que el tema de los tatuajes me lo he planteado mejor que ellos la ingesta de determinados productos, algo que puede observarse en esta carta. Y otra cosa, ¿acaso todos nuestros actos en esta vida son en base a lo que pasará en el futuro? Porqué si fuese así, apuesto que muchas personas se habrían comportado de otra manera, así que la pregunta del futuro, queda descartada en mi decisión de tatuarme o no. Pero bueno, como quiero ser lo más realista posible en este tema, para que así vosotros también lo comprendáis mejor, os diré que en el momento en el cual alguno de mis tatuajes no me gusten y me lo quiera quitar, me lo quitaré: la tinta negra es fácil quitarla y que no quede cicatriz. Así, sin más.

5. Dinero.

Y aquí está el dichoso tema, el cual aunque no me guste, tiene que estar por razones más que obvias. Nunca os pediré dinero para tatuajes, eso de partida. Todos los que me haga será con dinero propio o porque me lo hayan regalado, sí, me pueden regalar tatuajes, es un buen regalo, aunque no lo creáis y aunque pueda no parecerlo. Si tengo que esperarme un año para ahorrar y hacerme el tatuaje que quiero, lo haré. Si tengo que trabajar (claro, si encuentro trabajo) más, para poder permitírmelo, lo haré. De verdad que son muy importantes para mi, no sólo una moda pasajera.


Y allí están todos los puntos, a lo mejor no desarrollados de la mejor manera y que a lo mejor, seguramente, no os haya convencido para apoyarme más al respecto, pero lo he intentado, y al menos sé que ahora sabéis lo que significan para mi y eso ya es algo muy importante.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estaré encantada de leer todo lo que quieras decirme, siempre y cuando sea desde el respeto :)