jueves, 3 de mayo de 2012

Pesadillas



Pulso acelerado. Respiración entrecortada. Mirada borrosa. Un agujero en el pecho, un vacío que te lleva a sentir una ansiedad pesada, oscura. Pensamientos que chocan contra si en tu cabeza. Cansancio acumulado que te convierte en un claro ejemplo de bipolaridad.

 Te despiertas a las 5 a.m. por culpa de la angustia provocada por una pesadilla. Otra más. Te dicen que es porque algo no va bien en tu vida y lo sabes pero te niegas a que te sigan analizando por lo que cambias de tema. Es más fácil.

Sientes la necesidad de que el frío aire te atraviese la piel, de que la música ahogue cualquier grito de tu alma. De sentir dolor o cualquier otra cosa que no sea el caos que llevas semanas sintiendo. Sientes que se te resbala el mundo por entre los dedos, que allí fuera hay una vida que no la estás aprovechando al cien por ciento. Y en el fondo sabes que es por miedo y te provoca pánico tan solo pensar en el porqué. Y aún más pánico te provoca el asumir que no eres tan fuerte como gritas a los cuatro vientos.

Y vuelves a dormirte, pero no sin antes pedirles a todos los Dioses existentes que no vuelvas a tener ninguna pesadilla por esta noche. Da igual que no creas en ninguno de ellos. Solo quieres dormir sin ellas, y despertarte sin tener esa sensación de que un camión se ha equivocado de autopista y ha confundido tu cuerpo con ella. Solo eso, al menos por ahora.
Reacciones:

9 comentarios:

  1. últimamente duermo mal y tengo muchas pesadillas...

    uffff
    Besos preciosa...

    lo has descrito perfectamente...

    ResponderEliminar
  2. Fue hermoso y extraño. A lo que me refiero es que escribes hermoso, como si de verdad lo sintiera, escribes y provocas sentir tus textos y extraño porque me identifique tanto.
    Es un placer leerte y aprender de ti.
    Un enorme abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Una narrativa increíble como siempre... Y expresas perfectamente esa sensación al despertar de un mal sueño

    Saludos! :)

    ResponderEliminar
  4. Eres inspiración en estado puro, y aunque no me alegra que estés así de triste me encanta leer algo tan increíble!
    Cuídate muchísimo preciosa porque se nota que quieres hacerlo pero no sabes cómo exactamente..
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Conozco esa sensación tan bien que cuando estaba leyendo he sentido un cosquilleo en el estomago. Lo que más me gusta de tu forma de escribir es que siempre consigues estremecerme. Voy a leer las entradas antiguas que me he perdido. Te advierto que quizás no pueda evitar comentar.

    ResponderEliminar
  6. Quitando las pesadillas, siento que me has estado espiándo. Me plasmaste en un relato, así de simple.
    Te sigo desde hoy, quiero leer más de lo que tengas para decir :)

    ResponderEliminar
  7. En fin... siempre me identifico con todo lo que escribes.. y cada vez tengo más y más ganas de que publiques más deprisa, para comprobar si realmente te cuelas en mi mente de alguna forma. Yo y mi ansiedad llevamos juntas desde hace bastante tiempo, y esto lo describe perfectamente.

    http://leyendasveladas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Las pesadillas son un asco, pero a veces se asemejan más a la realidad en la que vivimos que los sueños... Me gusta la sensación que haces que sienta cada vez que te leo. Es un gusto leerte. Sigue escribiendo así de bien.

    Un beso.

    Miss Nostalgia.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la forma en la que escribes, de verdad :) Yo últimamente no hago otra cosa sino tener pesadillas y más pesadillas, siempre con lo mismo. Y de verdad que resulta tremendamente agobiante no poder dormir bien, o tener miedo a hacerlo por las pesadillas.
    Un beso <3

    ResponderEliminar

Estaré encantada de leer todo lo que quieras decirme, siempre y cuando sea desde el respeto :)