sábado, 13 de agosto de 2011

Pequeños grandes placeres.


¿Sabéis lo que me encanta? Estar en mi terraza, en la tumbona, cuando llueve. Con un libro en mi regazo y una taza de té verde con un chorro de limón al lado. Escuchando las gotas caer sobre el tejado que tapa media terraza. Oliendo la lluvia. Notando la suave brisa que se va levantando. Pensar en que estarán haciendo los demás ciudadanos; las demás personas. Quedarme en trance durante unos instantes. Luego volver a la realidad y notar que hay una sonrisa en mi rostro o que tengo el ceño fruncido. En ese momento pienso en que vaya pasatiempo me he encontrado y niego divertida con la cabeza, aún a sabiendas de que nadie me ve. Al final, tras dar otro trago al té, o de mezclarlo, abro el libro por la página que me he quedado y empiezo a leer. No tardo en sumergirme en una nueva historia, una que sin duda me apasiona. De vez en cuando paro para tomar un trago de té y reflexionar sobre lo que estaba leyendo, y luego, tras dejar la taza en la mesita que tengo a la izquierda, vuelvo mi vista al libro, y vuelvo a bañarme en palabras. 


Esos momentos... esos momentos son los que me dan tranquilidad, los que hacen sentirme bien conmigo misma y los que me hacen pensar que la vida... que la vida realmente vale la pena.
Reacciones:

4 comentarios:

Estaré encantada de leer todo lo que quieras decirme, siempre y cuando sea desde el respeto :)