jueves, 14 de noviembre de 2013

Malagradecido



Nos levantamos por la mañana, arrancados de los brazos de Morfeo por una estridente alarma que nos devuelve a la rutina, a la fría sociedad capitalista, cuyo nombre es Dinero y cuyo apellido es Alienación. Y a partir del momento en el cual abrimos los ojos y nos damos cuenta donde estamos, comienza una serie de actos roboticos y rutinarios que nos convierte en marionetas de un sistema consumista y de constante apariencia. Que sí un café hecho por una maquina a la cual solo tienes que darle a un botón y que tú piensas que te ha facilitado la vida. Qué sí la lectura de un periódico, o un vistazo a las noticias, con la intención de "estar al día" y "saber que sucede en el mundo". Noticias censuradas, sensacionalistas. Y luego... que sí un trabajo que te reduce tan solo a un número más; que sí unas clases en algún centro que dice educarte pero sólo te enseña lo que les conviene y a ser uno más de la manada. Una comida cuyo plato principal es un trozo de cadáver que te han dicho que ha muerto de forma digna y que se ha sacrificado para que tú, un ser superior, tenga algo que llevarse a la boca, ya que el resto de alimentos son tan escasos...

Ordenes de los de arriba, normas sociales que si no cumples eres un hereje... Un sistema que te mangonea, insulta, ofende, que te reduce a algo insignificante y que si osas criticar y/o cambiar, eres un antisistema que se merece que unos tíos con instinto de Hulk te enseñen de la mejor forma posible, cual es tu lugar y que es insultante morder la mano que te da de comer y que sólo busca tu bienestar. Tú, antisistema malagradecido, lo que deberías hacer es lamerle los zapatos a aquellos que cobran tan poco y que trabajan tanto para que tú vivas como un Rey. Una mano que te enseña como formar parte de una misma sociedad, donde todos son iguales. ¿No querías igualdad? Pues aquí la tienes, y si no, pregúntale al Rey.
Reacciones:

1 comentario:

  1. No podías decir de otra forma lo que somos las personas en este mundo, al menos los que no tenemos la "suerte" de haber nacido entre fajos de billetes o dormir con el colchón lleno de dinero.

    Sigue escribiendo así, eh!

    Beshos! (:

    ResponderEliminar

Estaré encantada de leer todo lo que quieras decirme, siempre y cuando sea desde el respeto :)